“Si no se sufre no vale”, es la frase que más se escucha por Ciudadela, luego del sufridísimo 3 a 3 ante Villa Dálmine conseguido con gol de Galeano sobre la hora. San Martín siempre estuvo en desventaja, se fue 0 -2 abajo en el PT, y cuando empató la visita se puso arriba nuevamente. Bieler y Costa fueron los autores de los otros goles, para poner el Ciruja en Semifinales.

San Martín no entró bien al partido, no estaba concentrado, el golpe que había recibido hace unos días en Adrogué todavía lo tenia golpeado anímicamente y la visita con toda la obligación de ir a buscar el resultado, le iba a pegar dos veces al Santo en el PT. Burzio y Rivadero iban a adelantar al ‘Viola’, dos cachetazos tremendos para un ‘Santo’ que no sabia ni donde estaba parado y no podía hacer pie. Y que encima minutos antes del segundo tanto de la visita, se perdió un gol increíble, que le hubiera dado el empate transitorio.

El triangulo entre Galeano, García y Busse no se podían conectar. Rodríguez no podía explotar su velocidad por el costado, y el equipo lo sentía. El equipo de Felipe de la Riva estaba tranquilo con el resultado a su favor y con el local listo para recibir un cachetazo más. Pero por suerte el  PT se terminó y en el ST la cosa cambió.

El ingreso del ‘Paqui’ Costa fue fundamental para generar peligro por la banda izquierda con su velocidad. Pero parecía que la mano venia torcida, el ‘turbo’ lo tuvo pero falló frente al arco. Pero la gente entendió que era EL partido y alentó, le dio total empuje al equipo del ‘Yagui’ que lo empataría, primero a través de Costa que recibió de Bieler y marcó el descuento, y después del propio ‘Taca’ de cabeza entre las piernas del arquero.

Pero al minuto, en la siguiente jugada Dálmine golpearía nuevamente, Arce salió mal como nunca y López tras un rebote en el palo puso el 2-3 para la visita y parecía que se acababa todo. Pero ni la gente, ni los jugadores dejó ir por nada del mundo este partido y empujando todos juntos y tras mil rebotes en el área iba a aparecer Galeano para decretar el 3 -3 final, desatar la locura, desatar las lágrimas en muchos y para poner al equipo en las semifinales.

Este equipo volvió a dar una muestra de su carácter, pese a equivocarse jamás dejo de buscar, intentar y empujar. Con el corazón de en la mano, sabiendo la camiseta que llevan puesta, porque la llevan dentro de su corazón, porque juegan como hinchas dejando todo. Porque estamos todos unidos por este mismo sueño, porque vamos a pelear hasta el final. Porque no esta muerto quien pelea, sino aquel que deja de intentar. Porque San Martín es GIGANTE y su gente, jugadores y cuerpo técnico lo demostró una vez más.

¿Què te pareció esta nota?
  • Impresionante (8)
  • Interesante (2)
  • Màs o Menos (0)
  • Aburrida (0)
  • Una cagada (0)

Comentarios

comentarios