La Real Academia Española que, entre otras cosas, tiene por tarea definir los conceptos que usamos en nuestra lengua nos va a ayudar a entender este momento de San Martín. En su diccionario la RAE nos dice que Ilusión es:

“Una esperanza cuyo cumplimiento parece especialmente atractivo”

¿De que cumplimiento estamos hablando? Aunque no sea necesario aclararlo, pensar en el ascenso a la Superliga Argentina en 2018 es eso que parece especialmente atractivo, eso que desvela a todo hincha de San Martín.

La esperanza parecía perdida cuando la dura derrota ante Riestra tapaba de tierra todos los sueños hasta ese momento anhelados, sin embargo el Santo después le ganó a Santamarina en Tandil, a Nueva Chicago en La Ciudadela y la llama comenzó lentamente a encenderse, los empates con Almagro e Instituto, no apagaron nada y llegó la victoria en Gualeguaychú para volver a poner todo al alcance de la mano.

Pero la idea de poder lograr el objetivo se hizo palpable de manera concreta en la tarde de este sábado 7 de abril. El equipo de Forestello convirtió esos sueños, lejanos en algún momento, posibles en otros, en una verdadera ilusión, en una esperanza concreta de cumplir los sueños de los hinchas y los objetivos para dirigentes, jugadores y cuerpo técnico.

TODOS JUNTOS. Los jugadores unidos y seguros siguen a paso firme. FOTO: Rodrigo Mendoza

Agropecuario llegaba a La Ciudadela como un equipo difícil. Fundamentado por los números que viene haciendo en su primera aparición en el fútbol de alcance nacional, con jugadores de buen pie y algunos de buen curriculum, sumado al poder económico que precede cualquier comentario acerca del “Sojero”, era un verdadero enigma para el hincha Santo. ¿Qué podrá hacer en Tucumán?

Habrá sido esa pregunta la que llenó de dudas el arranque del partido, porque un dubitativo San Martín le pemitió dos veces ponerse en ventaja, con imprecisiones en la defensa y certezas en las piernas de Barinaga (el especialista en pelotas paradas del equipo bonaerense) que tras dos tiros de esquina puso las pelotas necesarias para que su equipo se ponga arriba en el marcador.

Pero San Martín sabía que hay una ilusión que alimentar y cuando logró descifrar el enigma que planteó agropecuario, las dudas se terminaron y fue San Martín el que comenzó a dejar en claro varias cosas dentro del campo de juego.

Gonzalo Rodriguez tuvo una de sus mejores noches, más allá del gol que increíblemente perdió, no le dio tregua a una defensa rival que nunca supo como frenarlo más allá de las faltas, una de ellas terminó en el primer gol del Santo. Sobre el final del primer tiempo el penal que Bieler convirtió en gol dejó las cosas en parda para que en el complemento pueda el Santo hacer su juego.

Y fue así, en la segunda etapa Agropecuario nunca supo como controlar los canales de juego que establecieron García, Galeano y Busse, que siempre acompañados por Albin (el otro destacado de la tarde/noche) hicieron las delicias para que la hinchada grite no un gol más, sino dos y que además de necesarios para ganar y ponerse como firmes candidatos, fueron hermosos goles.

Si, San Martín te da motivos con juego asociado, con goles, con un entrenador que no se derrumba ante un empate, una derrota o un gol errado de Gonzalo, con jugadores cómo Busse que pierden una pelota en la mitad de la cancha y corren hasta el fondo para evitar un gol, con un Biler que patea más que un cable pelado cuando tiene una pelota cerca del arco o te juega de memoria al costado para que el juego se haga vistoso y también efectivo. ¿Entonces cómo no ilusionarse? ¿Cómo desatar toda esa euforia contenida durante todo el año?

San Martín demostró este sábado ante un rival que también peleaba el campeonato que está para cosas grandes, que hay un equipo, que hay una idea, que hay goles y que está peleando la punta del campeonato con argumentos. Quedan tres capítulos para saber si esta esperanza puede convertirse en realidad, mientras tanto… ciruja ¿Quién te quita la ilusión?

¿Què te pareció esta nota?
  • Interesante (11)
  • Impresionante (4)
  • Màs o Menos (0)
  • Aburrida (0)
  • Una cagada (0)

Comentarios

comentarios