Analizar el momento de San Martín de cara a esta segunda parte de la temporada sin dudas no es una tarea sencilla. Responder a las preguntas ¿Para qué está el equipo? ¿Se logrará el objetivo de ascender? ¿Le hizo bien el cambio de entrenador? Demandará un tiempo más que importante, sin embargo son las preguntas que nos hacemos día a día cada vez que nos cruzamos con algún hincha en la calle, un café o en los grupos de Whatsapp, por lo tanto es imposible no comenzar el año hablando del Santo 2018.

La herencia de Diego Cagna

El panorama no terminó del todo bien en La Ciudadela, pero atención, tampoco terminó mal. La salida de Diego Cagna sin dudas fue un cimbronazo que sacudió todas las estanterías que de alguna forma se venían sosteniendo en este primer semestre de la B Nacional.

Diego Cagna en su último partido en La Ciudadela

Diego Cagna en su último partido en La Ciudadela. Foto: Rodrigo Mendoza

A muchos los tomó por sorpresa, al menos algunos jugadores declararon eso y hubo dirigentes que con la decisión tomada ellos igualmente la desconocían. A otros no, de hecho socios, hinchas y también dirigentes que fechas antes que termine el campeonato pedían el cambio de timón en un San Martín que no terminaba de convencer dentro del campo de juego.

Lo cierto es que en Jujuy fue el último partido de Cagna y el equipo siguió mostrando las mismas falencias que mostró a lo largo del primer semestre, la falta de gol y la ineficacia para asistir a los delanteros quedó expuesta en un partido mal jugado, tal vez eso rebasó el vaso para que la decisión de la comisión directiva sea irrevocable.

En cuanto al saldo positivo, también hay que destacar que el equipo no recibió más de 8 goles en esta primera etapa, es de los menos goleados solo superado por el puntero Atlético de Rafaela (7) y Villa Dálmine (6), lo que demuestra un rendimiento defensivo interesante, al menos para comenzar a pensar la estructura del año que comienza.

“El debe” sigue siendo la cuestión de la creación de oportunidades de gol. Pocos son los partidos donde San Martín pudo ahogar al rival y ganarlo de punta de punta (por no decir ninguno) y eso fue porque no hubo demasiadas situaciones de gol, de hecho llegaron de afuera del área, algún gol de penal y por errores de la defensa rival que “regaló” alguna pelota.

La misión de Forestello de ahora en adelante

Es en esto donde el nuevo entrenador, Rubén Darío Forestello, deberá hacer hincapié. Y de hecho la primera decisión que tomó fue en este sentido, pidió a la dirigencia que contrate un mediocampista con juego pero también con gol, por lo que llegó Damián Arce, jugador que si bien se mueve en la mitad para el costado de la cancha (es zurdo), tiene goles y sabe asociarse con enganches y delanteros en ataque.

Un dolor de cabeza iba a ser si finalmente se daba la partida de Claudio Bieler, que más allá de tener apenas 3 goles en este San Martín, no podemos negar la calidad y la capacidad goleadora (al menos desde la ilusión) que genera tener al Taca con la número 9 del Santo, tanto para compañeros, como para los rivales. Salir a buscar un nueve, o darles esta responsabilidad al Pampu o Nicolás Benegas, implicaba un riesgo bastante difícil de afrontar.

Claudio Bieler marcando en La Ciudadela de penal

Claudio Bieler marcando en La Ciudadela de penal. Foto: Rodrigo Mendoza

Saber si los objetivos se lograrán es más una cuestión que habrá que preguntarle a la bola de cristal que al periodista “opinólogo” en sí, pero pensar desde donde se proyecta para lograrlos puede ayudar ,al menos, a imaginar el próximo semestre.

Entonces así llegamos a pensar que la base del equipo, dentro de todo, se muestra sólida para comenzar a construir el San Martín de esta etapa: se quedó Bieler y el equipo en defensa es estable, se reforzó el mediocampo con un jugador que además de buen pie tiene gol, y si además el sistema táctico que use el nuevo entrenador permita potenciar a jugadores de jerarquía como Busse, García, Prediger, Galeano, Gonzalo Rodríguez y al Pampu González, podemos empezar a vislumbrar a un equipo que podrá dar ese salto de calidad que necesita para terminar de ponerse el traje de candidato.

¿Què te pareció esta nota?
  • Interesante (13)
  • Una cagada (3)
  • Aburrida (2)
  • Impresionante (0)
  • Màs o Menos (0)

Comentarios

comentarios