Era un partido en donde no se debía fallar para tratar de renovar lo más rápido posible la confianza en este equipo que comenzó de manera muy irregular la B Nacional 2016/17, y el Santo, gracias a las decisiones del entrenador, logró quedarse con una victoria vital ante All Boys.

El primer tiempo el Santo tuvo apenas 15 minutos donde pudo hacer pie en su estadio, fueron los primeros. Justamente en el cuarto de hora el equipo porteño encontró la ventaja tras una jugada en donde César Taborda, de flojo partido, se vio sorprendido por un centro y la terminó metiendo en su propio arco. Luego de esa jugada desafortunada, el Santo nunca más pudo encontrarse dentro del partido. Las jugadas sin un hilo conductor fueron una constante, al igual que los pelotazos a delanteros que no estaban en el área.

El juego cortado y poco claro del mediocampo fue el principal motivo por el cual San Martín no logró a lo largo de los primeros 45’ disputarle el protagonismo a su rival. Briones estuvo lejos de ser un auxilio para César Abregú que se multiplicaba para tapar huecos. Por su parte Viturro fue un fantasma en cancha que solo aparecía de manera esporádica. Sin juego ni contención el final estaba cantado.

Pero todo cambió en el complemento, Cagna vio lo mismo que los miles que estaban en la cancha y se animó a meter mano en el equipo. De entrada nomás Viturro se quedó en las duchas e ingresó “Vitín” Rodríguez que le cambio la cara a un equipo que no tenía ni velocidad ni chispa. Pero no conforme con eso, a los pocos minutos lo sacó a Briones y lo puso a Matías García.

Estos dos cambios fueron fundamentales, porque el Santo logró encontrar la calma necesaria para poder revertir lo que parecía irremediable. Vitín contagió a sus compañeros con gambetas y rápidas salidas en ataque, mientras que García se adueñó de la pelota y los tiempos del equipo, se asoció con Abregú y el pibe pudo hacer lo mejor sabe, cortar y darla rápido a la mejor opción.

Con el equipo más ordenado y tranquilo en la cancha el empate llegó. Centro de García cruzado de la derecha y apareció de nuevo el “Gigante” Quiroga en La Ciudadela para de cabeza estampar el primero de su Hat Trick. Pero Otra vez una duda en defensa permitió a Del Casón poner en ventaja al equipo “Albo” de Floresta, tras un centro de la derecha en la que Taborda dejó una pelota picando en el punto del penal y el mediocampista de All Boys no perdonó.

Había que comenzar todo de nuevo. Pero San Martín esta vez si tenía armas en cancha para lograr dar vuelta la situación. Otra vez un centro de la derecha a la cabeza del encendido Quiroga y la mandó a adentro tres minutos después del gol de los porteños. Iban 70’ y quedaba tiempo para la heroica. Llegó de la misma forma que había llegado los dos primeros goles centro de Catalán a para  que Quiroga de cabeza haga lo suyo, no sin antes de un trabajo de desgaste del Santo a su rival que lo comenzó a disminuir, primero cortando los circuitos de juego y luego metiéndolo en su arco con el ingreso de Gonzalo Rodríguez.

Con esta victoria el Santo demostró que si tiene armas para explotar en los segundos tiempos y el entrenador también pudo demostrar que pude corregir en cancha las ideas previas, que en 45 minutos si es posible cambiar la imagen del equipo, cuando hay jugadores con ganas de jugar y que estén dispuestos a entrar para dar respuestas diferentes a los que comenzaron el partido.

La victoria a San Martín hoy lo puso fuera de la zona de descenso y de a poco comienza a hacerse fuerte en su casa tras la segunda victoria consecutiva, el miércoles habrá otra prueba de fuego ante un equipo que viene con un andar sólido como es Estudiantes de San Luis y que mejor regalo de cumpleaños que llegar a la tercera al hilo para demostrar que el Santo está más vivo que nunca.

¿Què te pareció esta nota?
  • Impresionante (0)
  • Interesante (0)
  • Màs o Menos (0)
  • Aburrida (0)
  • Una cagada (0)

Comentarios

comentarios