Y un día, el Santo se acordó de ganar. El equipo de Diego Cagna le ganó 1 a 0 a domicilio a Atlético Paraná y sumó su primera victoria desde su retorno a la Primera B Nacional.

Varias son las razones por las que el elenco albirrojo volvió al triunfo. En los párrafos siguientes vamos a tratar de enumerarlas:

Primera: nunca se cayó en lo anímico, y para eso fue fundamental el banderazo que hicieron los hinchas el lunes por la noche. Semejante muestra de apoyo a un equipo que está último en la tabla no se da todos los días, y los jugadores del Santo son unos privilegiados de vestir la camiseta que visten.

Segundo: pese a algunos yerros en el primer tiempo, la defensa estuvo más sólida. Ferrero levantó un poco el nivel y Moreira, que aportó su segundo gol en el torneo, no se complicó tanto a la hora de jugar la pelota con los pies. La salida de Catalán, el despliegue de Goico y la seguridad de Oliver colaboraron para que el Ciruja no sufra tanto en su área.

Tercero: después de los primeros 45′ todos pensábamos que el gol no iba a llegar por las chances desperdiciadas, pero en el complemento, donde el Santo prácticamente no pateó al arco rival, llegó una sola vez y la mandó a guardar. Un terrible testazo del ex Independiente hizo estéril la volada del arquero de Atlético Paraná.

Cuarto: la urgencia de ganar. El conjunto de La Ciudadela necesitaba sí o sí los tres puntos para volver a creer en sí mismo y lo logró en un reducto más que complicado y ante un rival que también busca escaparle a la parte baja de los promedios.

Todos estos ingredientes hicieron que San Martín vuelva feliz a Tucumán, donde este jueves trabajará en un turno ya pensando en el duelo del próximo domingo a las 17 frente a Brown de Adrogüé.

¿Què te pareció esta nota?
  • Impresionante (0)
  • Interesante (0)
  • Màs o Menos (0)
  • Aburrida (0)
  • Una cagada (0)

Comentarios

comentarios