Es uno de los máximos responsables de este ascenso. Si bien no juega, no pone la pierna fuerte, no evita los goles ni tampoco los hace, Diego Cagna es muy importante. El DT llegó, cambió la mentalidad del grupo pero sobre todo la forma de jugar.

Los números hablan por sí solos. Con Cagna a la cabeza el Santo sacó el 77% de los puntos disputados, gracias a las 9 victorias, las 2 derrotas y el empate conseguido bajo su mando, donde el albirrojo marcó 19 tantos y le convirtieron 9.

En poco tiempo, el entrenador se ganó el cariño de todo el pueblo ciruja. Todo lo logró con trabajo y mucha humildad, como si no hubiese jugado en los clubes más importantes del país, como si no hubiese sido campeón mundial de clubes.

Pero Cagna no está solo. El DT llegó con todo su cuerpo técnico y siempre trabajó en forma mancomunada con sus ayudantes de campo Guillermo Ríos y Mariano Pasini y con el Preparador Físico Diego Riberi. Obviamente no hay que olvidarse de los que ya estaban acá: entrenador de arqueros, kinesiólogos, utileros, cuerpo médico, auxiliares, etcétera.

Ni bien pisó suelo tucumano, el “Flaco” confirmó que seguirá siendo el entrenador Santo en la Primera B Nacional, donde buscará el ascenso a la élite del fútbol argento, como ya lo hizo con Tigre de Victoria. Esta es una gran noticia: no sólo por su capacidad, sino porque la sola presencia de Cagna será un imán para que lleguen jugadores de experiencia y jerarquía para apuntar al nuevo objetivo.

¡GRACIAS FLACO!

 

¿Què te pareció esta nota?
  • Impresionante (0)
  • Interesante (0)
  • Màs o Menos (0)
  • Aburrida (0)
  • Una cagada (0)

Comentarios

comentarios