Para muchos de los hinchas, incluido quien les habla, Alexis Ferrero llegó gordo, roto y sin argumentos actuales futbolísticos a San Martín. El capitán, llegado de una liga del interior de Santa Fe, cambió todo eso por interminables aplausos, convirtiéndose en el mejor jugador de la temporada.

Sus primeros partidos, los amistosos de verano, no fueron los mejores. Pero todo era cuestión de tiempo. Con el correr de los minutos el ex River se fue afianzando en el equipo y se convirtió en el caudillo inoxidable de un San Martín que, claramente, fue de menor a mayor.

En las primeras fechas fue el culpable de que San Martín no reciba goles en su contra ante San Jorge y Concepción, por ejemplo. Después bajó un poco su nivel, junto al resto del equipo, pero lo retomó con la llegada de quien ya lo había entrenado antes, Diego Cagna.

Llegó a los playoff con 3 amarillas y, hasta el último partido, sólo le sacaron una, ante Sportivo Belgrano. Siempre al límite, el defensor trató de resolver todo con su experiencia y lo supo hacer. Fue uno de los puntales Santos en las series finales y se convirtió, junto a César Taborda, en uno de los dos futbolistas que jugó todos los partidos del certamen. Sólo salió en el final del partido de vuelta contra Libertad para no acumular su quinta amarilla.

Por todo eso, y por sobre todo porque siempre lo hizo con humildad y callado, a Alexis Ferrero no me queda más que decirle “GRACIAS POR TANTO…. Y PERDÓN”.

¿Què te pareció esta nota?
  • Impresionante (0)
  • Interesante (0)
  • Màs o Menos (0)
  • Aburrida (0)
  • Una cagada (0)

Comentarios

comentarios