Llegó como el refuerzo más rutilante. Lo presentaron con bombos y platillos, le firmaron el contrato que pidió y Ramón Lentini, luego de tantas idas y vueltas, se calzó la 9 de San Martín.

Empezó bien. Le hizo un gol a Atlético en un amistoso, fue una de las figuras de aquella serie de verano y comenzó a ilusionar a los hinchas Santos. Sus propios compañeros lo decían: “es un crack”.

Sorpresivamente, o quizá por el planteo de San Martín en los primeros partidos del Federal A, Ramón, prácticamente, desapareció del campo de juego. Sin ser expulsado ni cambiado, el delantero jugaba pero no lo hacía. Estaba en cancha pero no aparecía. No le llegaban las pelotas de gol y todas las puteadas iban dirigidas hacia él, hacia el “gordito de la 9”, como le decían algunos.

Pero se fue su ex compañero en Aldosivi, Sebastián Pena, y llegó otro que quizá no lo conocía tanto. Diego Cagna, el DT que le encontró su lugar en la cancha justo en un partido bisagra. Ante Guemes, en Santiago, el misionero se despachó con dos goles, uno de ellos sobre el final, y comfirmó la levantada que el Santo había iniciado 9 días atrás en las mismas tierras pero en otra cancha, la de Mitre, cuando el equipo fue dirigido interinamente por Ariel Martos.

Allí comenzó la historia de Lentini con San Martín. Una historia que pasó del odio al amor en cuestión de goles. Ante Concepción, ante Mitre, ante Sportivo Belgrano, ante Libertad. Lentini hizo goles de todas las formas y de todos los colores y se terminó ganando el reconocimiento de la hinchada de San Martín. Pero a los más importantes los hizo en Catamarca: se despachó con 2 para darle el título a los dirigidos por Diego Cagna.

Su historia me hace recordar mucho a la de Mariano Campodónico, aquel terrible goleador que empezó mal su historia (con expulsión ante Atlético en un amistoso) y la terminó coronando con los goles del ascenso ante Chacarita. En el medio hubo otra expulsión (ante Platense) y muchas puteadas que el ex artillero de la B Nacional se tuvo que aguantar.

En Ciudadela hubo otro Campodónico, que ahora se llama Ramón Lentini. ¡GRACIAS RAMÓN!

¿Què te pareció esta nota?
  • Impresionante (0)
  • Interesante (0)
  • Màs o Menos (0)
  • Aburrida (0)
  • Una cagada (0)

Comentarios

comentarios