Logre o no su objetivo San Martín, hay un rival que no pasará desapercibido: Libertad de Sunchales, el mismo que acaba de quedar afuera en semifinales con el 3 a 0 global para los de Diego Cagna.

¿Por qué digo esto? Por el antes, el durante y el después de la serie. Y sobre todo por lo acontecido este domingo en La Ciudadela, donde los de Santa Fe tuvieron gestos dignos de destacar.

Pero el primer gesto estuvo allá en Sunchales, cuando el capitán del aurinegro, Javier Eduardo Felipe, se acercó a nuestro fotógrafo, le habló maravillas de San Martín y le regaló cítricos de su propia cosecha.

La publicación de esta historia por parte de Mundo Ciruja repercutió en medios provinciales y nacionales. El primer partido pasó y Felipe parecía quedar en la historia como una de las tantas anécdotas que podemos contar los Cirujas en nuestros viajes.

Pero no. No. La madrugada del jueves sacudió a los tucumanos con la triste noticia del fallecimiento de 4 hinchas y el fútbol estuvo (y está) de luto. El fútbol entero, no sólo la tucumano. Y Libertad lo demostró.

Una hora antes del encuentro, cuando los dirigidos por Daniel Tosello ya habían reconocido el campo de juego, algunos de sus jugadores volvieron a salir del vestuario para aplaudir a las 4 almas que estaban teniendo su primer homenaje. En el campo, sus familias dieron la vuelta olímpica con banderas que los recordaban.

Después llegó el momento del partido. La Ciudadela, lejos del fervor que muestra cuando el Santo sale a la cancha, explotó de tristeza, de lágrimas, de sentimientos encontrados. Nadie tenía ganas de tirar un papel, de cantar el “Santo mi buen amigo…”

Todos sentimos el golpe. Incluso los jugadores de Libertad, quienes con Felipe a la cabeza fueron los primeros en ir a saludar y darles fuerzas a los familiares que, entre llantos, seguían recordando a sus queridos Cirujas que ahora los cuidan desde el cielo.

El gesto de caballerosidad se extendió durante los 90′ restantes de la serie. Libertad fue un digno rival, no se dedicó a ensuciar el partido y terminó reconociendo la justa victoria del Santo.

Luego de felicitar a todo el plantel Santo por la victoria, el grupo aurinegro se juntó en un sector de la cancha. Felipe les habló a todos, los arengó y los mandó a saludar a la hinchada del Santo, que le devolvió una catarata de aplausos como hace mucho no se veía en el estadio más caliente del país hacia un rival de San Martín.

La serie ha terminado, San Martín ha llegado a la final y el 26 se sabrá dónde jugará la temporada que viene. Antes, queremos destacar a Libertad de Sunchales, que dejó de ser un equipo humilde para pasar a ser un club ejemplar.

¿Què te pareció esta nota?
  • Impresionante (0)
  • Interesante (0)
  • Màs o Menos (0)
  • Aburrida (0)
  • Una cagada (0)

Comentarios

comentarios