¡Por fin llegó! Esta expresión fue antes, durante y seguramente después del partido, la clave común de todos aquellos que trabajaron durante varios meses para preparar el proyecto que depositó al básquet de San Martín en la élite del deporte de la naranja a nivel local.

La noche del miércoles 15 de abril, no será una noche más para todos los integrantes del staff del básquet Santo, porque fue en esta jornada se dio el momento en el cual el básquet del Santo, se dio el lujo de jugar ante el primer equipo de Asociación Mitre, en el estadio de la plazoleta, en un partido oficial para coronar el debut en Primera División de la Asociación Tucumana de Basquetbol.

El partido en sí mostró a los chicos de San Martín, comandados por el profesor Julio Heredia, muy compenetrados en hacer el mejor papel posible. Al frente se encontraba el equipo experimentado de la plazoleta, con José Pepito Muruaga a la cabeza y acompañado por la tropa que está siendo sensación a nivel regional en la “Liga C”.

San Martín por su parte presentó un conjunto plagado de jóvenes promesas y chicos que son fruto del trabajo que hace al menos dos años se viene realizando en las formativas, que inició allá por el 2013 el mismo Julio Heredia, cuando se animó a darle vida al Básquet en San Martín.

El partido tuvo en gran parte del desarrollo el resultado lógico y esperado por muchos. Un equipo de Mitre que con el rodaje por estar en plena competencia regional, sumado a la experiencia de sus jugadores, siempre estuvo arriba, finalizando todos los parciales arriba del Santo.

En cuanto a la tarea de los chicos de San Martín, hay que destacar el trabajo que hicieron Leandro Cutin y Manolo Pantalena, quienes fueron los máximos anotadores del Santo con 15 y 10 puntos respectivamente. Otra de las labores destacada fue la del base Leandro Madroñero, que supo comandar el juego y aguantar los embates de los grandotes de Mitre.

En líneas generales, el juego del equipo de San Martín trató de mostrar un poco a lo que apuntará para esta temporada el entrenador: velocidad, vértigo y poco roce, para prevalecer más con las penetraciones. Entre las cosas a mejorar todavía hay mucho, porque el goleo fue bastante escaso en relación a las situaciones en las que se estuvo bajo el aro. Otro punto a mejorar son los tiros libres, donde San Martín erró mucho.

Al margen de estos detalles, el equipo en defensa tuvo una tarea bastante aceptable, teniendo en cuenta que al frente había jugadores no sólo de otra talla física, sino también de otro nivel basquetbolístico, con jugadores profesionales y algunos que vinieron de otras provincias para reforzar al equipo de la plazoleta con el objetivo en el ascenso a la “Liga B”.

El camino ha comenzado para San Martín, y en la primera fecha tuvo un rival de fuste que le permitió medirse, la vara era muy alta es verdad, pero el rendimiento no fue malo, y sin dudas esto tiene que ser motivo de festejo, porque podría haber sido una derrota muy abultada pero los pibes lograron contener al rival.

La próxima fecha, los Santos tendrán la posibilidad de enfrentarse a un rival un poco más acorde al nivel general del campeonato domestico cuando, en el debut de local en el estadio de Villa Luján (viernes 21.45h), se enfrenten a Estudiantes y puedan mostrar sin condicionantes lo que se preparó para esta temporada.

¿Què te pareció esta nota?
  • Impresionante (0)
  • Interesante (0)
  • Màs o Menos (0)
  • Aburrida (0)
  • Una cagada (0)

Comentarios

comentarios