Es doloroso, es triste y es duro de afrontar. Pero otra vez, y al igual que hace varios años en San Martín, los que siguen poniéndole el pecho a los desastres deportivos del futbol profesional del club, siguen siendo los pibes y entrenadores del club. Les tocó volver a las prácticas y afrontar la derrota, a jugadores que no son los responsables del fracaso.

La vuelta a La Ciudadela tras la eliminación fue un calvario. Bajo las órdenes de Ariel Martos y el profesor Sergio Saavedra, estuvieron presentes Leonardo Chávez, Ricardo Ibarra, Rodrigo Carreras, Lucas Chacana, Oscar Mamaní, Facundo Rodríguez, Álbaro Jiménez, Eric Santillán, César Abregú, Rolando Serrano, Isaías Bovi, Leonel Yapura, Maximiliano Martínez, Facundo Rivero, Ezequiel Salcedo, Tomás González y Juan Jaime, todos jugadores que pertenecen al club y que jugaron en la primera de Liga Tucumana de Fútbol en esta temporada. Por su parte, Gonzalo Rodríguez realizó trabajos diferenciados en el gimnasio.

Las caras obviamente no fueron las mejores, y la tensión se sintió en el aire de una Ciudadela que aún derramaba gritos de dolor en cada rincón de las tribunas desoladas, con restos no sólo de papeles sino también de lágrimas y rencores, que hacían del estadio un verdadero cadalso.

Todo esto se hizo carne en una práctica a la que ya no asistieron los jugadores con contratos de préstamos que siguen vigentes por las disposiciones de una AFA que exigió vínculos firmados por 18 meses, pero que serán todos, o en su gran mayoría, finalizados en los próximos días. Por el campo de juego se acercaron Pablo De Muner, el capitán, y Alejandro Rébola, para saludar y dar apoyo a sus ex compañeros, pero ya no practicaron.

Los jugadores del club, los que le siguen poniendo el pecho a este momento (en el cual la gran mayoría no tuvo ningún tipo de injerencia), prefirieron no hablar y es entendible. Pero los comentarios al pasar fueron unánimes: “Estamos destruidos”.

Algunos se animaron a más y cargaron contra el entrenador que comenzó el proceso, y fuera de micrófono reconocieron que todo arrancó mal al no ser tenidos en cuenta. El dolor hace supurar heridas que demandarán mucho más que tiempo para sanar.

Estos chicos serán los que en un mes aproximadamente deberán defender los colores de la institución en la siguiente fase de la Copa Argentina, y es por eso que las prácticas continuarán hasta esa fecha, donde Ariel Martos junto al cuerpo técnico y el plantel de la primera liguista enfrentarán a un equipo para tratar de lograr un pase al cuadro final de la competición.

Ausencia que preocupa

Se esperaba que a la práctica parte de la Comisión Directiva fuera a dar aliento y respaldo a los jugadores que, por la obligación de ser patrimonio del club, arrancan un mes difícil de afrontar, pero en la misma no se vio a ninguno de ellos. Todo hace pensar que hablaron en privado con los muchachos, para tratar de sostener anímicamente a jugadores que les llega por invitación un duro compromiso que afrontar.

¿Què te pareció esta nota?
  • Impresionante (0)
  • Interesante (0)
  • Màs o Menos (0)
  • Aburrida (0)
  • Una cagada (0)

Comentarios

comentarios